Bienvenidos al Diario del Valle

SEARCH

sábado, 10 de febrero de 2018

CULTURA Y OCIO EN PUERTO DE LA CRUZ


Agustín Armas Hernández

Los pueblos y ciudades donde no se promuevan y efectúen actos culturales son pueblos y ciudades muertos. Sin alma. De indignos e incompetentes suelen clasificarse a los que a estas comunidades rigen. Alguien osado y, por supuesto, equivocadamente ha dicho que en Puerto de la Cruz no se planifican y programan adecuados y suficientes actos culturales. ¡Ganas de incordiar! Nada más lejos de la realidad. Puerto de la Cruz, desde siempre, no solamente ahora, ha sido un pueblo culto. De sus entrañas han surgido personalidades tales como: Luis de la Cruz (pintor real) 1776-1853, Agustín de Bethencourt (ingeniero-inventor, 1758-1824), los hermanos Iriarte (Tomás, 18-9-1750; Bernardo, 18-2-1735; Juan, 21-2-1735, y Domingo, 18-3-1739), José Agustín Álvarez Rixo (historiador y alcalde de Puerto de la Cruz, 1796-1883). Y una larga pléyade de intelectuales que mencionarlos a todos, en estos espacios limitados, se haría difícil. En las riberas marinas de esta experta y veterana ciudad turística de Canarias se planificaron, planifican y programan, en la actualidad, variedad de actos culturales. Veamos algunos de ellos y los lugares donde suelen realizarse: Palacio de Congresos y Convenciones, ubicado en el exuberante Parque de Taoro; anexo al hotel que lleva ese mismo nombre: reuniones de cien-tíficos, con frecuencia venidos de varias partes del mundo. 


También se suelen reunir en los hoteles con suficiente aforo. Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias: «Eméritos en Tenerife»: conferencias de variada índole, pronunciadas por la florinata de la intelectualidad española. En otras ocasiones intervienen, asimismo, personalidades del mundo intelectual y cultural, ya sean de la España peninsular, insular o de Hispanoamérica. Castillo de San Felipe: exposiciones de pintura, escultura, fotografía, conciertos musicales, recitales poéticos, teatro, etc. Parque San Francisco: además de sucesos lúdicos y folklóricos, conciertos musicales, conferencias, etc. Universidad Popular; aparte de centro docente se realizan acontecimientos semejantes a los que se efectúan en los otros lugares antes citados. 

Por cierto, en sus locales se encuentra ubicada la Escuela de Turismo, norte de Tenerife. Estas importantes instalaciones se deben a su promotor y director don Antonio Tejera Reyes. Este docto y culto personaje está vinculado a Puerto de la Cruz y al movimiento turístico de esta ciudad desde que comenzara, con ímpetu, en la espléndida década de los años 60. Conoció, y conoce a los que aún viven, a aquella generación de portuenses que vieron florecer e hicieron grande a Puerto de la Cruz. Mencionemos a algunos de ellos, empezando por los que ya no están y terminando con los que aún viven. Hélos a continuación: don Isidoro Luz Cárpenter, alcalde que fuera de esta ciudad en aquellos años idos (1927-1931, 1934-1936, 1944-1963); don Antonio Castro Díaz, alcalde también de Puerto de la Cruz (1936-1938); don Fernando Luis, librero, don Pepe Barreto; escritor, don Eladio Santa ella; concejal, don Juan San Juan, hotelero, don Luis Castañeda, escritor,  don José Manuel Sotomayor, constructor, don Luis Reverón, empresario bananero, don Juan Méndez, empresario industrial; don Manuel Rojas, oficinista, don Antonio Castro García, alcalde, igualmente, de Puerto de la Cruz como su padre (1974-1977). Todos ellos pertenecientes a la tertulia del Dinámico, conocida por el vulgo y demás, como “Cámara Alta”. El señor Tejera Reyes, además de colaborador del rotativo EL DIA, es persona, bien conocida en nuestras islas, así como en Hispanoamérica, sobre todo en Venezuela. En esa querida tierra, llamada por los canarios la «Octava Isla», se instaló desde hace años, allí tiene familia y hogar. Mas, así no queda la cosa. Este brillante e influyente chicharrero, que viene constantemente de Venezuela para luego volver a ella, se ha convertido desde entonces en una especie de embajador de la cultura canario-venezolana. A él se debe el asiduo intercambio de personalidades relacionadas con la cultura y la política, que en estos últimos años existe para el bien común y mutuo entendimiento de los dos pueblos hermanos. 

Desde el verano pasado quería dirigirme a la culta y competente concejala de Cultura del Excmo. Ayuntamiento de Puerto de la-Cruz, Sra. Milagros Luis Brito, y a cuantos tuvieron la feliz y magnífica idea de los «Desayunos con música de Playa Jardín». No pudo ser hasta este momento. Es ahora, a las puertas del nuevo verano, cuando aprovecho para sugerir a la Sra. Brito el pensamiento que tenía, y, tengo, que es el siguiente: instalar un equipo de megafonía en el quiosco donde actúan las bandas de música en Playa Jardín. Dicho equipo llevaría un sensible micrófono central y dos o cuatro bocinas-altavoces, propiciando que todos los que a lo largo y ancho de la playa se encuentren, ya sea paseando o tomando el sol, disfruten de la música. De la buena música allí ejecutada. Hasta ahora, no ha sido posible puesto que la brisa que suele proceder del mar no lo permite. Los que sí lo pasan bien y oyen a la perfección son los que se sientan en torno al quiosco y aledaños. Pero, no los que tendidos al sol leen un buen libro. Música, sol y lectura son compatibles. ¡Hágase!

Posdata: este escrito fue publicado, por el rotativo “El Día” hace ahora algunos años. De los personajes que menciono en el mismo solo viven: la Sta. Milagros Luis Brito, Vicepresidenta del Consejo Rector de la Zona Especial Canaria. Y, D. Pedro Tejera Reyes, Profesor, Experto en Temas Turísticos. Los demás han fallecidos todos. D. E. P.