Bienvenidos al Diario del Valle

SEARCH

sábado, 3 de marzo de 2018

LA PLANTA DE ALHEÑA o MEHENDI(Henna, Alhina, Lawsonia Alba/Lawsoni Inermis)


Rosa Dalila Bretón Escoto

¡Gracias Señor, Por Este Nuevo Día!

El tinte para teñir el pelo se ha convertido en un producto de primer uso, cuando deseamos cambiar de color o para ocultar las canas que pueden aparecer a cualquier edad o en edades específicas, tanto en el hombre como en la mujer. También existen tintes que se utilizan para hacer tatuajes en el cuerpo, lo cual tiene cada vez mayor demanda, a pesar de que casi todos tenemos conocimientos de que en ambos casos es dañino su uso para nuestro organismo.

En esta ocasión voy a compartir con ustedes datos conseguidos sobre la planta de Alheña o Henna, un arbusto de la familia de las “Oleáceas”. Es un tinte natural de color rojizo, que se emplea para teñir el pelo, y en una técnica de coloración para la piel llamada Mehendi. Al principio se usaba sólo en las palmas de las manos de las mujeres, luego para uso de los hombres, y se comenzó a utilizar en las plantas de los pies, para ambos sexos.

El tinte de Alheña o Henna se prepara con el polvo de la planta obteniéndose un color marrón rojizo. El de la piel se obtiene con la hoja seca y el pecíolo triturado de la planta, mezclada con aceites esenciales en primavera. Es de uso común actualmente en países como: India, Pakistán, Irán, Yemen y Las islas Maldivas, Estados Unidos, Europa, y México, entre muchos otros. En Marruecos desde hace varios siglos, para teñir lana y ornamentar parches de tambores y otros artículos de cuero.


 En datos históricos encontrados, se dice que en la antigüedad los primeros pueblos que usaron la Alheña fueron los sumerios, los asirios, los babilonios, los persas, y los fenicios. Desde la Edad de Bronce para uso del hombre, cueros de animales, seda y lana; además aparecieron textos médicos de “Los Papiros Ebers” (siglo XVI a.C.) en Egipto. Estudiosos botánicos determinaron que también era usada en la Edad Media para ser exportada a otros lugares, lo que conllevaba un alto costo porque la planta era escasa.

Según el “Diccionario de Jerusalén”, este arbusto de flores blancas y amarillas de olor fragante, crece en racimos en Enguedi (En-Gadi), Oasis al oeste del Mar Muerto. Se le relaciona con el “Ramo o Manojo de Flores de Alheña”, el cual se menciona en el “Cantar de los Cantares” en la Santa Biblia; 1:14-17; donde la amada es comparada con la flor, y que el cabello de esta ha sido teñido con Alheña.

Deseo un resto de semana de amor, paz y reflexión a los seres que amo, los que se relacionan conmigo y a los que no conozco.