Bienvenidos al Diario del Valle

SEARCH

domingo, 29 de abril de 2018

SANDRA RODRÍGUEZ, JUAN CARLOS MARRERO, ¿Y COALICIÓN CANARIA?


Lorenzo de Ara

Era imposible un quid pro quo. Hablo de Coalición Canaria en el Puerto de la Cruz. Se llegó a la asamblea con amistades rotas, en pie de guerra, con la capacidad las dos partes de hacerse mucho daño. En la sala se apiñaban personas de bien, pero con una consigna muy clara: “Esto es la guerra y hay que ganar”.

104 votos para Sandra Rodríguez, la persona con más poder en el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz (17 millones de euros me dan la razón) y 91 para Juan Carlos Marrero, secretario general del partido nacionalista en la ciudad y un concejal que ha obtenido un máster de los de verdad en el área de Urbanismo en este mandato. Hombre de confianza de Carlos Alonso. Así lo sigue manifestando el presidente del Cabildo.

El futuro de CC en el Puerto de la Cruz es incierto. Peligroso, sin duda. Lo que en su día ocurrió en Los Realejos, puede volver a repetirse en la ciudad turística. Un partido que conoció horas muy afortunadas, puede verse abocado a tener que experimentar la caía a los infiernos. Ser un partido residual en el Consistorio. ¿Una concejal llamada Sandra Rodríguez como única voz de CC?


Precisamente, la ganadora y ya candidata oficial, aseguró en entrevista en Gente Radio el viernes 27 de este mes, y a preguntas de un servidor, varias cosas que de nuevo indican que ella, y solo ella, es la que tiene la batuta del partido, y no está dispuesta a que nada ni nadie ponga en tela de juicio su mando.

“"Quiero disponer con libertad de la sede del partido. No voy a cerrar las puertas". Mensaje directo a Juan Carlos Marrero.

"En mí no cabe el rencor, pero nadie tuvo piedad hacia mí. Yo no quiero hacer daño a nadie, como no quiero que me hagan daño a mí". Otro mensaje muy claro a los que, al parecer, siempre según la opinión de la ganadora, han hecho una campaña que intentaba destruirla en lo personal.


"Con mi victoria Coalición Canaria dio el paso definitivo hacia la reunificación". Creo que ella sabe que no ha sido así. Hoy CC está más divida que nunca. Y es una división que duele. Las heridas están abiertas. A un año de las elecciones, Coalición Canaria tiene a Sandra Rodríguez como líder, pero en el partido hay muchísima gente que no la quiere. Ganó, legítimamente, pero CC está rota.

"Todos somos necesarios, pero yo confecciono mi lista". Es un hecho. Pero a la hora de confeccionar la lista no lo va a tener fácil la candidata. ¿Dónde están los mimbres necesarios para que CC resulte atractiva ante el electorado? ¿Quiénes son los nombres que llevarán al partido hacia la victoria final? ¿Victoria sería repetir los cuatro ediles actuales? Tal como están las cosas, pensar en cuatro concejales es una quimera.


"Para ir en mi lista hay que tener lealtad". Recordarle a Sandra Rodríguez que Jesús con la mirada supo que Judas lo iba a traicionar.

La lealtad en política es como la lealtad en una manada de lobos.

Pobre partido. Dando un ejemplo de democracia, confirmó que vive las peores horas de su historia.

¿Quo vadis, CC?